lunes, 18 de junio de 2012



Hay un tipo de felicidad que duele. Tan real e intensa que oprime el pecho hasta que cuesta respirar. Absurda pero inmensa. Silenciosa a los ojos ajenos, como los secretos bien guardados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.