jueves, 17 de febrero de 2011

Un partido, una final.

Dicen que es un camino de largo recorrido. Que no hay nada perdido hasta que el árbitro pita el final del partido. Que sólo se pierde la lucha que se abandona. Hoy siento que me han remontado un partido que creía bien encarrilado. Mi defensa ha fallado y ahora estoy obligada a hacer cambios para ganar un partido en el que juego en inferioridad de condiciones. No me voy a rendir, quizás mis delanteros no opten nunca al Balón de Oro, pero luchan por cada pelota y se entregan en cada balón dividido. Mis jugadores, mis armas, no comenten faltas a deshora, ni saben entrar a la altura de la rodilla, no dejaré que mi juego caiga en eso… pero el rival es duro, cuentan con el Pichichi y con la posesión del balón… El árbitro, hasta el momento, no ha condicionado el juego pero tengo la sensación de que se me escapan los tres puntos que me van a hacer perder el campeonato…

… Últimos minutos del partido, penalti a favor… No sé si quiero mirar. Sólo espero que no se vaya alto, como de costumbre…

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.